Notas‎ > ‎

60 dias con la manada

Los Cachorros Separados de la Camada prematuramente desarrollan problemas de conducta

Este enunciado puede parecer como mínimo raro, sino extremista, en la Argentina y otros países sudamericanodonde los cachorros parten con sus nuevas familias a los 30, 40 o 45 días como algo normal.

Aquí trataremos de enfatizar los porque de la importancia de permanecer con su madre y hermanos al menos hasta los 60 días de edad.
Para esto primero tenemos que entender las fases del desarrollo cognitivo y comportamental del cachorro en sus primeras semanas de vida. Este desarrollo podemos dividirlo en 4 periodos clave:
  • El Prenatal: Los cachorros responden a estímulos táctiles a partir de los 45 días de gestación, también responden a una reacción emocional de la madre y hay inducción de la preferencia alimentaria de la madre a los cachorros. Por esto es fundamental el control de la madre gestante y el desarrollo de su gestación.
  • El Neonatal: Los primeros 10 días de vida los cachorros presentan un desarrollo neurólogico importante, generando las conecciones neuronales y persistiendo solo aquellas que hayan sido activadas por la estimulación. Principalmente duermen pero también van desarrollando el reflejo de hurgar, el labial, el perineal y la actividad táctil mientras va aumentando poco a poco sus capacidades sensoriales y motoras. Este período es fundamental para la madre ya que desarrolla el apego a sus cachorros. 
  • De Transición: Los cachorros desde los 10 a 20 días de vida, aproximadamente, completan el equipo sensorial y se produce el apego con su madre. Junto a esto, se inicia el proceso de impregnación a través del cual identifican congéneres, compañeros sexuales y sociales. Este proceso dura hasta el cuarto mes de vida.
  • De Socialización: Este período comienza a las tres semanas de edad y persiste hasta el año de vida. Durante este período el cachorro adquiere cuatro elementos fundamentales: los autocontroles, la comunicación, la jerarquía y el desapego. Los autocontroles incluyen la inhibición de la mordida, la búsqueda de lugares para defecar y orinar y la postura de sumición. Dentro de la jerarquización el cachorro aprende las normas por las que se rige la manada, o familia con la que convive, para poder interaccionar de modo correcto. Esta tiene dos étapas fundamentales: Cuando dejan de mamar y deben aprender a respetar un orden para acceder a la comida y la segunda étapa coincide con la pubertad del macho y el segundo celo de la hembra donde se rompe finalmente el lazo de apego. El desapego comienza tras la aparición de los dientes de leche y es un suceso determinante en la socialización, ya que pasa de un apego exclusivo a la madre, a un apego al grupo social.
Esto explicado podemos continuar. Ahora sabemos, a ciencia cierta, que los cachorros pasan por una etapa sensible, críticamente importante, donde deben socializar con otros perros, humanos y estímulos en su entorno. Este período, tipicamente catalogado desde las 2.5 o 3 hasta las 12 o 14 semanes de vida, es el más receptivo, ya que su cerebreo esta en óptimas condiciones para aceptar nuevas experiencias con el menor miedo posible. Lo que el cachorro experimenta (o no) durante esta étapa de desarrollo tiene un profundo impacto en su temperamento y comportamiento de adulto.
Existen evidencias de que ciertas tendencias en el comportamiento, como ser la ansiedad, timidez, miedo, agresión, tienen un componente genético. Sin embargo, expertos en el campo del comportamiento canino, creen, que como en todo, es una combinación de factores. Una combinación formada por genética, entorno y la experiencia vivida, es lo que contribuye al desarrollo final del comportamiento.
Volviendo al tema, debemos considerar que el cachorro aprende apropiadamente a través de la interacción de perro a perro, haciendo fundamental que estos permanezcan con su madre y camada hasta al menos 8 semanas de edad.


La investigación siguiente sugiere que muchos de los problemas sociales y de comportamiento vistos en perros adultos son generados por una separación temprana de su camada.
El estudio titulado "Pravalencia de la conducta reportada por el dueño en perros separados de la camada a dos edades diferentes", fue desarrollado con 140 perros adultos. La mitad, 70, fueron cachorros separados de su manada a los 30 o 40 días de edad y la otra mitad fueron cachorros alejados a los 60 días. Entre estos están incluidas todas las opciones posibles, la mitad fueron comprados en tiendas de mascotas, un tercio provino de un familiar o amigo de la familia y el resto de criadores; las edades oscilaban entre 18 mesesa 7 años. La información del comportamiento fue completada en formularios por parte de los dueños.
El estudio tuvo como objetivo determinar sí y como una separación temprana de la madre y camada jugó un papel en el comportamiento indeseable de los perros adultos.
Los principales comportamientos medidos incluyeron: 
  • Miedos durante caminatas o a nuevos estímulos
  • Adversión o agresión a los extraños
  • Agresión a dueños 
  • Posesividad con juguetes o alimento
  • Lamido de patas
  • Búsqueda de atención
  • Destrucción
  • Perseguir colas
  • Ladrido excesivo

Los resultados indicaron que los cachorros separados de su manada prematuramente fueron, significativamente más propensos a desarrollar problemas de comportamiento como adultos que los cachorros que permanecieron con su camada al menos dos meses.
Mucho de lo que es aprendido durante el período sensible resulta en comportamientos duraderos e impulsos específicos, son las bases para los patrones y comportamientos problemáticos en muchos perros adultos.
Existe la posibilidad de ganar, o perder, un enorme beneficio según como se maneje un cachorro joven. Su primer entorno al ser alejado de su manada y como es socializado por su familia humana  debe contener una vida llena de personas, animales y estímulos desconocidos en un proceso acorde para su desarrollo. Cuando un cachorro permanece con su manada durante la primer étapa de esta socialización (2.5-4 a 8 semanas) es capaz de aprender parte del desarrollo social de ellos.

De acuerdo a los estudios de los autores:
  • La madre provee seguridad por medio de la cual los cachorros pueden explorar el mundo. Durante el período de socialización, los cachorros son expuestos a un nuevo estimulo ambiental, junto al contexto de la guía y presencia reconfortante de su madre. A las tres semanas de edad, los cachorros se vuelven extremadamente angustiados si se colocan en una situación desconocida sin su madre, compañeros de manada y los sitios de guarida. (Elliot and Scott 1961).
  • Los autores continúan indicando que, al faltar la seguridad de la madre y sus hermanos, los perros separados prematuramente fueron mucho más propensos, que el otro grupo de perros, a mostrar comportamientos temerosos y evasivos. Fueron específicamente:
    • 15 veces más propensos a ser miedosos durante las caminatas
    • 7 veces más propensos a tener comportamientos de búsqueda de atención y reacciones al ruido
    • 6 veces más propensos a ladrar excesivamente
  • Los autores del estudio también encontraron que los problemas de comportamiento se desarrollaron más probablemente en perros obtenidos de refugios y de tiendas de mascotas, así como los callejeros. Puede ser razonablemente asumido que los cachorros de estos grupos no fueron socializados adecuadamente. Frecuentemente, también son el resultado de malas prácticas de reproducción. Además, las experiencias en refugios o tiendas de mascotas pueden tener efectos duraderos, al igual que lo sería estar sin hogar.
Comments