Hamsters

    El hamster ruso es de pequeño tamaño, con 8-10 cm de longitud y unos 30 a 50 gramos de peso, de cola muy corta y cuerpo rechoncho. Es considerado como una clásica mascota, ya que sus cuidados sólo se limitan a la alimentación e higiene de la vivienda. El poco espacio necesario también es considerado un factor idóneo para la estancia en casas de poco tamaño. Es un hámster agradable al que se puede acostumbrar a una rutina de comida e interacción con las personas encargadas de él.

    Su esperanza de vida va de promedio de los 2 a los 2,5 años, aunque puede llegar a vivir excepcionalmente 3 ó 4 años.

    El carácter de los hámsters puede variar mucho según los individuos: los hay dóciles y tranquilos, y nerviosos y mordedores. Por norma general, son dóciles los hámsters que han sido manipulados con cuidado desde pequeños, y son tímidos o agresivos los que nunca han sido acostumbrados al contacto con la mano del hombre. 

    Son curiosos y activos, de modo que observar sus actividades es muy divertido. Al ser animales nocturnos duermen de día, pero también tienen breves periodos de actividad diarios.

    Cuando no duermen, la ocupación principal de estos pequeños animales es explorar el lugar donde viven.

    Son animales muy limpios que dedican bastante tiempo a la  higiene personal: se lamen cuidadosamente el pelo, ayudándose con las patas, tal como hacen los gatos.