Boyero de Berna

Características:
  • Altura a la cruz: machos de 64 a 70 cm y hembras de 58 a 66 cm
  • Peso: 40 a 50kg
  • Capa: negra, blanca y fuego
  • Promedio de vida: diez años
  • Carácter: muy afectuoso y fiel
  • Relación con los niños: excelente
  • Relación con otros perros: dominante
  • Aptitudes: guarda, defensa, compañía y perro de rebaño
  • Necesidades del espacio: indispensable un jardín
  • Alimentación del Boyero de Berna: 650 g. diarios de alimento completo seco aproximado
  • Arreglo: cepillado semanal
  • Coste mantenimiento: elevado

¿Es el Boyero de Berna el perro adecuado para usted?

El Bernés es un impresionante perro tricolor, grande y con una disposición muy amable. Es inteligente y fuerte, y tiene la agilidad natural para desempeñar las funciones de tiro y de pastoreo para las cuales fue originalmente criada y utilizada esta raza en su Suiza natal. Es un perro afable y confiado en sí mismo, calmado, alerta y, aunque pueda parecer indiferente con los extraños, es resuelto, fiel y cariñoso dentro de la unidad familiar. Funciona muy bien como perro para la familia porque cuando está dentro de casa tiene un bajo nivel de actividad y una fuerte necesidad de estar cerca de los suyos. Su mayor felicidad es simplemente estar junto a sus seres queridos.

Dadas esas características, el Bernés no resulta un perro adecuado para perreras y estando en ellas no prosperará, ya que, en realidad, se sentirá muy infeliz sin la compañía humana. Si se le mantiene abandonado y sin atención, puede aburrirse y convertirse en un perro conflictivo cuando no se le ha asignado una tarea específica. Un jardín grande no es suficiente para él. El Bouvier de Berna adulto necesita largos paseos diarios de, por lo menos, una hora de duración para mantenerse mental y físicamente apto, aunque si aún no ha cumplido el año de edad debe tener ejercicio limitado para no dañar su aún inmadura estructura esquelética.

A pesar de que la habilidad para la guarda está grandemente disminuida en el actual Bernés, este perro da muestras de un gran juicio y hará todo lo posible por guardar y proteger a su familia. También es un buen perro vigilante, ya que avisará la cercanía de un extraño o intruso. El posesivo Bearnés ladrará ante la presencia de cualquiera que invada su territorio y lo mantendrá a raya, pero sólo un acto verdaderamente extremo provocará en él una agresión real. A este perro se le considera absolutamente confiable como mascota y compañía familiar.

Los instintos para el pastoreo que tiene el Bernés influyen en todo lo que hace. Un perro boyero defenderá a todo el mundo y custodiará cualquier cosa. Aunque adora a los niños, su talla y disposición juguetona podrían arrollar a un chico pequeño. Y, a despecho de su naturaleza noble, puede convertirse en un perro inmanejable sin el adiestramiento adecuado.

El Bernés tiene un fuerte deseo, más que eso: una infatigable necesidad de trabajar y por eso está buscando constantemente un reto o un trabajo que realizar. Se adapta a muchas tareas y es un perro que desea y tiene la voluntad de complacer. Nunca desafía la autoridad de su amo si se le ha educado debidamente desde una temprana edad.

Los Berneses son perros que tienen también un gran sentido del humor y a menudo exhiben una conducta bufonesca para convertirse en centros de atención. Pueden, sin embargo, manifestar rasgos de tozudez que podría conducirlos a ser un poco manipuladores.

Cuando uno posee un Boyero de Berna la mayor desventaja está, seguramente, en su corta esperanza de vida. La mayoría sólo vive de siete a ocho años y sólo unos pocos afortunados logran sobrevivir más de diez.