La idea


    Todo parte de un sueño, como en las mejores historias, donde la vida es verde y lejos de la ciudad. Los árboles, el aroma de las flores y el pasto bajo los pies nutren la esperanza.

    Teníamos un pequeño deseo, lo alimentamos lentamente con trabajo y buenos sentimientos, lo vimos crecer y hoy cuando debería ser perfecto la sombra nutre nuestras almas. 

    Todo lo bello del mundo  solo esta completo si se comparte. Cuando el egoísmo crece en los corazones, la vida puede tornarse gris, el silencio abrumador, el sol oscuro.  Mantener en el anonimato, en el silencio oculto este regalo, solo puede traer perdición. La belleza del mundo existe y se disfruta mejor cuando crece en los otros. 

    Entonces, en ese momento, la idea resplandece: Falta alguien, faltan muchos. Falta compartir este pequeño bello mundo. Una sonrisa es contagiosa, se pasa de rostro a rostro como un reflejo. El amor, la calidez y la belleza de este jardín sería un desperdicio si la encerramos en el silencio, en el egoísmo.

    Entonces, aquí nos tienen. Regalando finales felices a historias grises.  Brindando compañía en este mundo vacío. Uniendo seres bajo la simple esperanza de forjar un vínculo. Un vínculo que se guarde en nuestros corazones y nos robe una sonrisa cuando todo vaya mal.

    En nuestro jardín solo crece lo hermoso, bello y único. 
    Deseamos compartirlo, con vos.